jueves, 26 de abril de 2012

LAS COSAS DE LA BAHÍA

Codelco Chile División Ventanas ingresó en marzo de este año 51 carpetas a la Dirección de Obras del Municipio de Puchuncaví para regularizar 406.992 metros cuadrados del complejo industrial. El 31 de julio vence el plazo que la municipalidad, por decreto, le dio a la empresa para realizar dicho trámite. De no hacerlo dentro de ese tiempo, la estatal podría enfrentar el cierre de sus faenas. El 7 de marzo de este año, Codelco-Ventanas ingresó 29 carpetas a la Dirección de Obras del Municipio de Puchuncaví. El objetivo de la estatal es regularizar 22.636 metros cuadrados en bodegas, taller mecánico, agencia comercial o el área de sustentabilidad, por enumerar algunos ejemplos. Eso no es todo. Esta semana la Dirección de Obras recibió 4 cajas con otras 22 carpetas que buscan regularizar 384.356 metros cuadrados de edificios productivos o industriales, como por ejemplo la planta de metales nobles, edificio horno eléctrico, planta de tratamiento de riles, chimenea, planta de sulfatos y edificio subestación eléctrica, entre otros, tal como consta en un informe emitido por el municipio tras la consulta de "El Mercurio". Este proceso es parte del decreto alcaldicio N° 1.335 del 4 de agosto de 2011, donde solicitan "regularización de instalaciones industriales de la comuna sin informe sanitario favorable... ya que es necesario autorizar la renovación de las patentes municipales y recibir el pago respecto de aquellas instalaciones industriales que hayan hecho ampliaciones". Es decir, la cuprera tiene hasta el 31 de julio para tener sus papeles en orden. Para el alcalde de Puchuncaví (deriva del mapuche "Puchuncahuín", que significa "donde abundan las fiestas"), Agustín Valencia (ingeniero metalúrgico), será difícil que se cumpla la meta. "Es un tremendo alto de expedientes, y tengo a un equipo exclusivo en esto para que después no digan "es que la municipalidad se demoró 20 meses en revisar los expedientes"...no, no, no", enfatiza categórico. En el documento se establece que de no cumplirse la regularización, se procederá "a la inmediata cancelación de la patente industrial vigente que permite su funcionamiento". Codelco no se refirió al tema, a pesar de que "El Mercurio" intentó contactar tanto a sus ejecutivos de Ventanas como a los de la matriz en Santiago. Sin resolución El 23 de marzo de 2011 fue un día clave para esta historia. Ese día se llevó adelante el proceso de paralización y reanudación de las faenas de Codelco Ventanas. Durante esa mañana se produjo una emanación que superó todas las normas y que provocó la intoxicación de 37 personas, niños y adultos, que en ese momento se encontraban en la escuela en La Greda. Esta situación activó todas las alarmas en las oficinas de las autoridades locales, entre ellos la Cámara de Diputados, que abrió una comisión investigadora sobre este tema, y el seremi de Salud de Valparaíso, Jaime Jamett, quien desde que asumió ha sido uno de los impulsores en la elaboración de estudios medioambientales que han permitido detectar los niveles de contaminación en la zona. Desde entonces, iniciaron investigaciones relacionadas con los permisos de edificación e informes sanitarios de las obras emplazadas en los terrenos industriales de Codelco-Ventanas y las empresas colindantes. Hasta ahora no había pruebas de que la estatal operaba irregularmente. Sin embargo, tras solicitar una serie de documentos, "El Mercurio" pudo constatar que Codelco opera con permisos y patentes que datan de 1964. Y que las mismas han sido renovadas año tras año, a pesar de las constantes ampliaciones de la planta. Sin ir más lejos, Codelco renovó por última vez su patente el 31 de enero de 2012, oportunidad en que pagó $8.804.939 por un permiso vigente hasta el 30 de junio de este año. Respecto de por qué el municipio renovó los permisos, el alcalde advierte que "ellos tienen patente y tienen resolución sanitaria, pero no tienen actualizada la resolución. Cuando se renueva la patente, lo único que exige el municipio es la declaración de capital propio. Después de la entregada al inicio, nunca más se exige un informe sanitario. Por ley, se hace exigible la primera vez que se saca la patente. Posteriormente, el rol fiscalizador es del servicio de salud, y eso fue lo que hizo ahora, después de los problemas ambientales de los últimos tiempos. Y en este ir y venir de la autoridad sanitaria se dieron cuenta de esto, y ellos, mediante un oficio, señalaron "alcalde, tales y tales empresas hoy, dentro de la fiscalización, nos hemos dado cuenta de que su resolución sanitaria no está actualizada". Contra la pared En el escudo del municipio hay una chimenea, y la contaminación emanada desde el parque industrial de Puchuncaví es parte del comidillo cotidiano de sus habitantes. Sin embargo, la preocupación de hoy contrasta con la sensación que provocaba la llegada de esta empresa hace 50 años. En ese entonces, la inversión industrial en la década del 60 era sinónimo de orgullo local. Cuando la Empresa Nacional de Minería (Enami) se instaló, las marchas ciudadanas eran para que el proyecto se llevara a cabo en la comuna. El 4 de enero de 2005, la ley 19.993 autorizó a la Enami para traspasar a la Corporación del Cobre (Codelco) la fundición y refinería Las Ventanas. El traspaso se justificó debido a una deuda de 450 millones de dólares que arrastraba Enami desde la década del 90 y que, por lo mismo, no estaba en condiciones de seguir a cargo de la planta en la Bahía de Puchuncaví. Hoy, esa cualidad se transformó en defecto. De hecho, el alcalde está literalmente "contra la espada y la pared", pues decretar el cierre de la planta en julio implica que un gran porcentaje de sus trabajadores -alrededor de mil- queden sin su fuente laboral. "Imagínate -dice Valencia-, agarro a las empresas y les digo que como no tienen patente, tengo que hacerles un decreto, y cerrarlos. Fácil la ecuación, ¿cierto? Pero no es fácil ponerlo en la práctica. Tengo a muchos jefes de familia de mi comuna. Ésa es la situación. Y es complicada". Al respecto, Manuel Millones, Core de la V Región y presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial, afirma que "es evidente que los episodios ambientales que han provocado conmoción pública, como es la nube tóxica, entre otros, han generado tal impacto, que amerita tomar todas las medidas que correspondan, aunque esto signifique clausurar algunas industrias contaminantes. En tal sentido, Codelco tiene una responsabilidad mayor que las otras, por ser una empresa del Estado, por lo que debería ser un ejemplo en su responsabilidad social y cuidado con el medio ambiente. En tanto, esta empresa es la que tiene mayor dificultad en resolver los permisos de obras y resolución sanitaria, considerando que el plazo vence el 31 de julio, por lo que podría no poder cumplir con el tiempo, lo que significa que debe ser clausurada con todos los costos sociales y económicos que ello significa". Quien también ha monitoreado la contaminación en el sector es la ONG Oceana. Su director, Alex Muñoz, advierte que "si Codelco-Ventanas ha estado funcionando todo este tiempo sin sus permisos sanitarios al día, entonces las autoridades políticas encargadas de fiscalizarla son igualmente responsables de los catastróficos daños provocados a la población y el medio ambiente. A pesar de todas las advertencias, esta empresa no ha sido capaz de tener una conducta ambiental aceptable, y, por lo tanto, se justifica plenamente su cierre". La promesa incumplida El miércoles 5 de octubre de 2011, seis ejecutivos de Codelco ingresaron a la sala de la Cámara de Diputados para responder las preguntas de los parlamentarios presentes. La comisión, encabezada por la diputada UDI Andrea Molina, los interrogó por casi 3 horas. Antes de que salieran del aula, a las 18:24 horas, la parlamentaria, tras insistentes preguntas, logró que Jorge Gómez, vicepresidente de Operaciones Centro Sur, se comprometiera a "corregir" el informe sanitario a más tardar en diciembre de 2011. "Señora Presidenta, no sé si mi respuesta va a satisfacer su pregunta, pero nuestro compromiso es tenerlo de aquí a diciembre", señaló Gómez. Los plazos, sin embargo, no se cumplieron. Tras una solicitud por Ley de Transparencia realizada por "El Mercurio" a la Seremi de Salud respecto de las industrias que no contaban con informes sanitarios, la respuesta fue que a abril de 2012 la "Fundición de Codelco Ventanas no tiene informe sanitario". Lo mismo ocurre con el terminal de hidrocarburos de Enap Refinerías S.A., ubicada en la comuna de Quintero. Otro dato revelador es el que consta en el informe de Calidad de Aire desarrollado por el Ministerio del Medio Ambiente, SAG y Seremi de Salud, los sumarios tramitados y otros documentos públicos, que dan cuenta del peligro que generan en los trabajadores de Codelco los gases fugitivos emanados desde la planta de ácido, los que contienen SO {-2} y no pueden ser controlados debido a la obsoleta tecnología existente. Junto a esto, y de acuerdo a las declaraciones de Codelco en el proceso de las investigaciones sanitarias, existe la posibilidad de que ocurran al menos tres eventos al año similares a los presenciados en marzo de 2011. Con todo, y según afirman los mismos habitantes de Puchuncaví, uno de los principales conflictos es que las empresas responsables de las emisiones contaminantes son protagonistas del desarrollo local, y mantienen altas fuentes de trabajo en la zona, lo que incluso genera estrechos vínculos con las distintas organizaciones sociales de la comuna. Plan de Descontaminación Para la ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, los problemas de contaminación en Puchuncaví no son nuevos. Ya en la década de los 80 se hablaba de que esa zona era el "lunar negro" de la contaminación en Chile. De hecho, la secretaria de Estado explica que desde 1992 existe un registro de calidad del aire, cuando se elaboró un plan de descontaminación para la bahía de Puchuncaví, y recalca que "el plan fue cumpliendo hitos, y efectivamente se redujo bastante la contaminación en su primera etapa. Pero este plan nunca más se revisó". Benítez es enfática en afirmar que los planes de descontaminación se revisan "como mínimo cada 4 o 5 años", y que actualmente el Ministerio del Medio Ambiente ya abrió el proceso de revisión del plan. Sin embargo, aclara que "estos problemas no se arreglan de un día para otro. En el año 92 se cumple un plazo, y hay todo un período en que no se ha hecho nada prácticamente". El principal objetivo del nuevo plan de descontaminación es modificar su diseño y establecer las normativas para las 14 empresas emplazadas en la zona.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ver el diario electrónico www.elciudadano.cl Dice: “Alerta:50 mil toneladas de residuos con arsénico rumbo a Santiago” http://www.elciudadano.cl/2014/03/07/102792/alerta-50-mil-toneladas-con-arsenico-rumbo-a-santiago/

Ver el diario electrónico www.eldesconcierto.cl Dice : “Molestia en Pudahuel por traslado y depósito de 50 mil ...” http://eldesconcierto.cl/molestia-entre-vecinos-de-pudahuel-por-la-aprobacion-del-traslado-y-deposito-de-50-000-toneladas-de-desechos-contaminados-con-arsenico/


629 - Cámara de Diputados de Chile oficio nº 629
http://www.camara.cl/pdf.aspx?prmTIPO=OFICIOFISCALIZACION&prmID=59577.

“El Diputado señor GABRIEL SILBER ROMO, en uso de la facultad que le confiere el artículo 9° de la ley N°18.918, orgánica constitucional del Congreso Nacional, ha requerido que se oficie a Ud. Para que, al tenor de la solicitud adjunta, informe a esta Cámara sobre el traslado y depósito de 50 mil toneladas de desechos mineros con arsénico en el sector poniente de Santiago, el impacto que tendrá para la salud de los vecinos y las medidas de mitigación adoptadas.”